Suscribete

Ingresa tu email:

lunes, 22 de agosto de 2011

, , , , ,

El marketing que no vende: No seas una prostituta online

Haciendo marketing para internet pude entender que en realidad cuando mas presionamos o por lo menos intentamos presionar a los prospectos para venderles algo por medio de características y no de beneficios, peor son los resultados.

Y he llegado a esta conclusión que para muchos es muy natural, como la necesidad misma de respirar aire para vivir, después de haber ahondado en muchas formas de hacer dinero en la web y no me refiero puramente al mercadeo de infoproductos.

Estamos tan acostumbrados a las técnicas de marketing que nos sugieren agresión constante del nicho, estrategias fuertes de ventas convencionales que nos olvidamos de mirar nuestro entorno y construir en efecto una relación a largo plazo con otras personas a las cuales deberíamos tratar desde el principio, como pares, no como objetos en un ciclo de ventas.

Una de las cosas que aprendí en estos últimos meses es que la persuasión es un proceso muchísimo más importante para nuestra visión comercial de lo que suponía que realmente lo era, pues se trata de compartir una visión y de un descubrimiento que debemos incentivar mas allá del beneficio personal, se trata de compartir experiencias y de revivirlas durante ese proceso de marketing que tiene, en efecto, la necesidad de generar ventas, pero por sobre el interés propio, como ya dije.

Los marketers online no deberíamos enfocarnos en las ventas únicamente o en tratar a las personas como números porque el error de hacer eso tiene un costo altísimo tanto motivacionalmente, para los que buscan referentes de nichos de negocio online, como para nuestras campañas de publicidad real porque al fin de cuentas es mejor cuidar a nuestros (pocos o muchos) seguidores que tener que salir a “comprar” nuevos y volver a generar gastos publicitarios que realmente son innecesarios cuando podríamos renovar nuestra mailing list solo volviendo a acrecentar el interés con el cual los suscribimos en un primer momento.

Me parece que cometemos muchos errores cuando hablamos de vender y es común que los más novatos tiendan a pasar por esa primera curva de aprendizaje y a mantenerse en la concepción única de ventas cuando no pueden entender la necesidad de tratar de compartir con los otros más que de vender. En mi caso personal veo mejores resultados mostrando lo que hago que tratando de explicar lo que venden los otros, y eso por suerte me ha llevado a un nivel más arriba de los que solo se quedan con el discurso de ventas tan típico que no da buenos resultados a largo plazo.

Me parece que si empezamos a ver al marketing como una herramienta de potenciación de nuestra propia capacidad de transmitir experiencias vamos a lograr no solo un incremento de ventas sino de un creciente interés por lo que tengamos para decirle a las personas que confían en nuestra opinión.

Es por eso que siempre insisto mucho en la necesidad de crear estrategias que comiencen con un simple blog porque en este momento me parece que ya es incuestionable tener que usar el poder de la comunicación escrita y todas las otras formas que nos brinda internet más que la necesidad misma de ganar dinero, porque antes de poder ganar algo de internet necesitamos poder “ver” en los otros lo que realmente queremos para nosotros.

Permítanse cuestionarse su propia forma de ganar dinero o por lo menos su forma de entender el proceso de ventas y verán que lograran una mejor comunicación y no lo digo como predicador de ninguna filosofía de nada, sino como un marketer al que hasta hace poco solo le interesaba controlar sus campañas de Adwords sin mucho más que eso e igualmente ganar dinero. Pero la verdad es que eso es poco ortodoxo a estas alturas cuando ya sabemos del poder masificante que tiene el boca a boca del social media que podemos usarlo a favor de cualquier proceso de ventas si tan solo mostramos un poco (solo un poco) de empatía real con los que nos siguen.

Y ya sé que alguno podrá decir “¿Pero de qué caraj* está hablando este tipo si vive recomendando productos y opinando de tal y cual cosa?”, y la verdad es que si, es cierto, yo vendo, pero el hablar del Dios no me hace un santo pero tampoco me aleja de la concepción divina, me explico?

Lo que intento decir es que presionar las ventas con la única intención de vender, aunque obviamente es eso lo que buscamos, nos pone en un rol asqueroso, en un rol que es más parecido al de una prostituta que al de una persona que quiere vivir un estilo de vida de internet y que pretende encontrarse con otros como él, y ayudarlos.

Los vendedores online no deberíamos tener una concepción mercantilista de las relaciones con los prospectos porque eso hace que los desgastemos y que sientan que estamos usándolos solo para ganar dinero nosotros, no ellos, y eso es lo que está pasando en este mismo momento que estamos en el apogeo de los negocios online y en donde todos quieren venderle cosas a todos cuando en realidad deberían preocuparse por solucionar problemas y compartir experiencias que son muchísimo mas valorables que solo tratar de vender el último lanzamiento de no se qué producto; por lo menos es así como lo veo yo y aunque no todos entiendan lo que quiero expresar espero que este articulo por lo menos los ayude a tener en mente que vender no es el objetivo sino que siempre debería ser el de ayudar para recibir un gracias en forma de ganancias.

0 comentarios COMENTALO!:

Publicar un comentario

Comenta con moderación. Por Favor No Hagas Spam. Si vas a publicar un enlace elije la opción "nombre/url". No publiques datos personales que puedan comprometer tu seguridad. Los comentarios que no cumplan con estas directrices serán moderados. Gracias.

Facebook:

Lo más leído...