Alex Bobadilla

Post's

¿Cómo puedo organizar mejor mí tiempo y evitar la procastinación?

Leave a Comment
La procastinación podría definirse también como la “enfermedad del día después” y no estaríamos tan errados al usar ese término ya que es muy común que muchas personas dejen las tareas del día anterior para el nuevo día, a veces evitándolas durante semanas, con la excusa de que pronto la van a comenzar o que no es tan importante como para hacerla inmediatamente. Sobre esto quiero que hoy hablemos pues hay varios vértices de nuestra personalidad que influyen en hábitos tóxicos como en este caso, que nos impiden lograr lo que deseamos en los plazos que hemos establecido.

La procastinación, es definitivamente uno de los hábitos más tóxicos que podemos encontrar comúnmente en muchas personas que no logran comprometerse definitivamente con sus quehaceres y llevarlos a cabo en los plazos que ellos mismos se han puesto o que están obligados a cumplir en el trabajo o la empresa. No se trata de sencillamente de cambiarlo de la noche a la mañana sino que lo voy a proponerte, si eres un procastinador empedernido, que te comprometas a ir haciendo cambios efectivos con el fin de mejorar tu productividad, porque al final estamos hablando de eso, la procastinación impide que mejores tu productividad académica o laboral que al mismo tiempo influye en el tiempo personal y familiar y en nuestras relaciones interpersonales varias.

Esta “enfermedad del día después”, es decir, del “mañana lo hago” es producto de varias causas, por un lado el hábito se instaló probablemente para evitar pequeñas pesadas tareas y luego al no ser revisado se fue instalando también en nuestra vida escolar, familiar y finalmente laboral. El problema y la ventaja de una rutina es que se convierte en hábito cuando se repite todos los días o días de por medio.  Y digo que es una ventaja también porque este mismo factor influye en la creación de nuevas rutinas saludables, uno puede empezar con pequeñas tareas repetidamente que nos conduzcan a hábitos de gran productividad final, por ejemplo, la puntualidad.

La puntualidad es un ejemplo acerca de cómo alguien concibe el tiempo personal, un procastinador puede o no tener problemas de puntualidad pero la puntualidad en sí misma es un hábito sano y es una gran forma de empezar a instalar la autodisciplina en la cotidianeidad.
Supongamos que eres muy procastinador y quieres empezar a cambiar a cambiar eso porque te trae problemas y acumulación de trabajo además de presión mental innecesaria; buena, lo que te recomiendo son dos cosas:

-          Instala nuevos hábitos: Instala hábitos saludables, no te enfoques en desinstalar los que ya sabes que son tóxicos. Por ejemplo si sabes que eres procastinador instala nuevos hábitos como la puntualidad con tus amigos, un diario personal en donde redactes tus metas para ese día, una lista personal de 5 top quehaceres para la siguiente jornada, una publicación de Facebook diaria con una frase de motivación personal, etc. Pero cuidado con las redes sociales, sobre eso, te aconsejo tomarte solo una o dos horas previamente pautadas para entrar a tus perfiles sociales y no “colgarte” horas y horas que no te lleven a nada.

-          Busca un compañero que te lo recuerde: Tener un compañero que nos ayude a mejorar nuestras metas y a alcanzarlas es crucial, a veces pensamos que podemos hacerlo todo nosotros solos pero la realidad es que es muy difícil ser autodisciplinado en soledad cuando venimos de un prontuario de procastinación de muchos años. Busca un amigo que te recuerde el porqué y que te ayude a tomar conciencia de tus malos hábitos y que fundamentalmente sea parte de tu camino hacia la instalación de nuevos hábitos. Coméntale que estas tratando de crear nuevos hábitos y vas a necesitar que él te ayude día de por medio a cumplirlos, por ejemplo, pídele que te exija mayor puntualidad cuando se encuentren o, si trabajan o estudian juntos, que te exija cumplir con las fechas de entrega de trabajos o informes.

¿Y cómo hacemos con los malos hábitos?
Sé conciente de ellos pero recuérdate tu meta principal cuando te hayas dado cuenta de que estas procrastinando, cual es el último y mayor beneficio para ti si haces esta tarea ahora mismo? Por ejemplo si tienes que entregar un informe académico el beneficio último es recibir un título académico, un doctorado, etc.; o si tienes que entregar un informe en tu trabajo, el beneficio último es un ascenso o un aumento.
Tener la meta más alta en mente es siempre importante para tu día a día.
No luches contra tus malos hábitos, reconócelos y abrázalos para ir lentamente reemplazándolos por hábitos más sanos, no desistas si es que no lo logras al primer o segundo intento, sigue hasta instalar hábitos realmente poderosos, para eso también deberás ser más autodisciplinado.

Seguiremos hablando luego sobre esto porque es un tema bastante más amplio que este simple post, pero espero que te sea de utilidad. 

0 comentarios COMENTALO! :

Publicar un comentario en la entrada

Comente con moderacion. Por Favor No Haga Spam. Si va a publicar un enlace elija la opcion "nombre/url". No publique datos personales que puedan comprometer su seguridad. Los comentarios que no cumplan con estas directrices serán moderados. Gracias.