Alex Bobadilla

Post's

Para que el multinivelista hace multinivel? Un enfoque desde la ética del consumo. Parte 1

2 comments
Una de las cuestiones que más me angustiaba en los primeros momentos en que comencé a hacer multinivel era la visión de muchos de los que se consideraban líderes en el ámbito de los negocios de redes de mercadeo que sin ningún tipo de tapujos aseguraban que lo único que importaba era hacer crecer la red para ganar cada vez más dinero. Algo que naturalmente es cierto, pero lo que me sorprendía era el sin sentido de la propuesta más allá del dinero mismo.


Este punto es debatible y quiero que lo discutamos.
El dinero en sí mismo no es un fin, es un medio, pero muchas veces los que se consideran “líderes” se quedan en el discurso de hacer redes solo y únicamente para ganar dinero. Con el tiempo me di cuenta de que en realidad hacer redes de mercadeo no es solo para ganar dinero, en el proceso debemos transformarnos en personas más autoconcientes, más ávidas de conocimiento, más persuasivas y pacientes, más comprometidas con la autodisciplina y la generación de retoños en el grupo que creemos. Todo esto implica grandes transformaciones en la personalidad, en el espacio y el tiempo de nuestras mentes y en la idea de la existencia de otros seres humanos, no de simples consumidores.

Hacer este pasaje implica por un lado una fuerte impronta de ética para no dejarse engañar ni engañar a otros con nuestros puntos oscuros acerca de esto nuevo que vamos conociendo en los primeros meses pero que aún necesitamos profundizar.

¿Cuáles son los problemas éticos que pueden conflictuarnos al empezar a hacer redes de mlm?

Voy a tratar de ser consiso y quiero que me ayudes a pensar estos puntos con tus opiniones porque es muy importante hablar de estas cosas aunque muy pocos lo planteen abiertamente. Creo que los problemas más comunes en torno a este tipo de negocios suelen relacionarse a:

-          El dinero y la utilidad social
-          La propia historia personal , los deseos y prejuicios en la sociedad de consumo
-          Lo que consideramos bueno y malo
-          La diferencia entre vender productos, motivar  personas y gestionar equipos
-          Las mentiras, las verdades a medias y las verdades ocultas

 Con respecto al dinero y la utilidad social me resulta muy importante recalcar esto: el dinero no es un fin en sí mismo, es un medio. El problema de la mayoría de las personas que se inicia en este tipo de negocios es que el fin en sí mismo es el dinero y ahí vienen contradicciones en los futuros equipos que armen, pues si solo eso podemos aportarle a otros, o la promesa de dinero es el único valor que entronamos en nuestras redes, a la primera tentación de una red nueva todos se van a ir… porque? Bueno por muchas razones, todas más o menos relacionadas a la cantidad de dinero que siempre se puede generar y a lo expectante de los intereses individuales que los malos líderes suelen gestionar, a veces sin saberlo, desde su propio ejemplo.

En mi caso personal debo confesar que llegó un momento en que esa promesa del “gane un millón de dólares” no solo me pareció ilusoria, pues es poco probable si no somos expertos desde el día uno y si no tenemos una disciplina poderosa que francamente es difícil de gestar si no tenemos hábitos de éxito comprobado, que es lo que le ocurre a la mayoría de las personas que fracasa en este tipo de negocios; pero también me resultaba un lema vacío de sentido existencial, es decir, para que quiero yo ganar tanto dinero?... no enserio, para qué?

Debo hacer una segunda confesión, yo comencé a hacer redes en mis años de maduración de ideas sobre cómo funcionaba el mundo, la época donde la mayoría de los jóvenes define su lugar en el mundo y su proyecto de vida. En parte esta situación de ser joven y de ser un buscador incansable de nuevos horizontes me llevó hasta perfiles cuasibudistas de entendimiento del mundo, que por cierto, aún mantengo, entonces el dinero se convirtió rápidamente en un sinsentido… dinero por dinero… para que?, yo no podía (ni quería) pensarme como un Tutankamon siendo enterrado en una gran pirámide con sus esclavos y sus tesoros para llevarlos hasta su próxima vida. Eso además de una pretensión materialista netamente de corte capitalista nunca hizo pie en mis convicciones y no me pareció jamás viable como proyecto de vida.
Quisiera aclarar que no estoy juzgando a las personas que decidan entrar a un mlm solo por ganarse el millón de doláres y comprarse una mansión gigante donde estacionar sus Ferraris y Lamborginis, pero lo que digo es, que en mi caso eso no me resultó jamás completamente convincente.las veces que dije eso, porque acepto que lo hice, sentía que estaba traicionando a Marx, a Buda y a Epicuro, porque algo que me dio la lectura y algo que si atesoro es la visión de mundo que podemos adquirir leyendo a los clásicos y sus ideas sobre el objeto de nuestras vidas en sociedad. 
Hoy mi concepción del dinero viene por un lugar que tuve que aprender a madurar desde lo que veía en mi propia ciudad, mucha miseria y pobreza, muchas personas sin oportunidades reales de hacer lo que aman, personas que no tienen un norte ni objetivos porque simplemente no pueden pensar más allá de su subsistencia diaria, mi concepción actual del dinero se relaciona con el aspecto cultural del mismo, es decir, con el “para que” del dinero. Y desde hace algunos años cuando logro ciertos objetivos económicos me pregunto: “¿Necesito esto, lo necesita realmente?”, casi siempre la respuesta suele ser no, entonces no lo acumulo.

Con respecto a la propia historia personal, los deseos y prejuicios en la sociedad de consumo, deberíamos sincerarnos: compramos cosas que no necesitamos o que no tienen ninguna utilidad para encajar en una sociedad que no siempre nos gusta ni que pretendemos cambiar, excepto solo para exhibirnos o demostrar que encajamos en el ideal que en ella se promueve, y si bien hay personas que pueden gustar de esto, personalmente no me atrae la idea de vivir toda mi mundanidad así. Todos estamos atravesados por una historia personal que tiene infinitas ramificaciones en la forma en la que concebimos el mundo, el dinero y los vínculos con los otros, pero eso de ninguna forma puede justificar que como creadores de equipos simplemente arrastremos a otros hacia nuestros puntos oscuros o nuestras concepciones del mundo sin entender que podemos estar violentando lo que su propia carga biográfica le indica que debe vivir. Tal vez estoy pidiendo mucho, pero al final podrás llegar a esta conclusión si sacamos del foco al dinero y ponemos en el centro los intereses de aquellos con los que queremos trabajar para construir redes. Hay que entender que somos nosotros los líderes que vamos a crear equipos, nuestras convicciones van a atraer personas del mismo calibre y en algunos casos, de la misma calaña, por eso es importante tener en claro esto desde el día uno, nuestra red va a ser un reflejo de nuestras más puras convicciones y nuestros más  errados sinsentidos. Así que te animo a que estés atento a tu propia forma de entender el mundo, y le seas fiel en la medida que te cause más alegrías que tristezas, más placeres que preocupaciones y más vínculos experienciales que materiales. 
Las actuales sociedades en donde vivimos y compartimos con otros nos coercionan a ser consumidores pasivos de estilos de vida ideales que deben perseguirse con afán incuestionable, porque ese y únicamente ese es el sentido de la vida, suplir el vacio de la existencia con el consumo del último celular, el auto más caro, y en nuestro caso, el último nuevo y maravilloso multinivel que esta por aperturar de la mano de Messi o quien sabe que personalidad idolatrada.
Aclaro de nuevo, no estoy en contra de perseguir ideales sociales ni de acumular riquezas si es que eso colma toda nuestra existencia, pues es cierto, hay personas que han deseado y desean solamente eso para sus vidas y sus familias y no puede cuestionárseles el derecho de esa elección. De lo que hablo es de someter al planteo sincero y abierto de la elección personal de vida en la perspectiva de un grupo pleno de individualidades, como pasa en los negocios de mlm.

Hay diversos motores que nos hacen perseguir estos y no otros objetivos pero no siempre se aplican para todas las personas y las bajas en los sistemas de redes vienen cuando se convence-obliga a alguien de algo que realmente no desea o no los colma como proyecto de vida, que es la causa principal del fracaso o de las huidas masivas de redes en muchos casos, como lo he comprobado a lo largo de muchos años. Nosotros podemos plantearlo desde el concepto de “momentum” que también debe ser sometido a revisión personal cuando te lo mencionen.



Con respecto a los otros puntos me explayaré en los siguientes post, porque aún queda mucho por plantear y espero que te sumes, aunque sea en silencio a esta “meditación existencial de los multinivel” que te estoy proponiendo más allá de una promiscuidad consumista en la que solemos enredarnos en los primeros años de exploración de este modelo de negocios, que puede ser bueno, pero no siempre tan bueno para nosotros… o incluso puede ser lo mismo que nada en algunos casos cuando no hay sentido del propósito. 

2 comentarios :

  1. ALEXANDER BOBADILLA ES UN ESTAFADOR, CUIDADO CON ESTE PENDEJO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad tu comentario no aporta absolutamente nada útil, ni siquiera das tu nombre... que fácil es usar internet para decir cualquier cosa sin nombre ni apellido y además sin aportar nada de verdad ni de utilidad... por favor, maduremos.

      Eliminar

Comente con moderacion. Por Favor No Haga Spam. Si va a publicar un enlace elija la opcion "nombre/url". No publique datos personales que puedan comprometer su seguridad. Los comentarios que no cumplan con estas directrices serán moderados. Gracias.