Suscribete

Ingresa tu email:

domingo, 17 de mayo de 2009

, , , , ,

Negocios en Internet, el tiempo...



Mientras escucho a Alexander Ryback, el ganador de la Eurovisión 2009, se me ocurren varias cosas que tienen que ver justamente con la forma en la que cada persona encuentra el éxito. Este chico por ejemplo es muy joven y ya ha podido encontrar su lugar y seguramente el tiempo que le llevará alcanzar sus metas será mucho menor comparado al de otros artistas de su edad.

¿Porqué le cuento esto?

Básicamente el hecho de conseguir el éxito a temprana edad, o por lo menos, en el más breve tiempo posible, tiene como consecuencia no solamente un gran impacto en la economia personal, sino tambien en el desarrollo de la práctica de aquello con lo que hemos obtenido el éxito; por lo tanto si tenemos gran conocimiento de alguna cosa en particular, será posible tomar mejores deciones rápidamente y sin temores como los que caracterizan a los más novatos.

Para nosotros, los emprendedores de la web, es fundamental poder alcanzar el éxito rápidamente porque si no lo hacemos nada de nuestro trabajo se justificaría ni siquiera en la monetización de aquello que estamos tratando de generar.

El éxito entonces tiene que ver con la capacidad de alcanzar la especilización "en algo" basado en el tiempo que nos llevó obtener nuestros primeros resultados. Mucha gente alcanza el éxito tempranamente porque toma la información especialmente diseñada para aquello que quiere lograr, y la aplica; otra gente alcanza su máxima expresión personal tal vez años más tarde gracias a su perseverancia, pero hay otro grupo de gente que no alcanza el éxito porque tiene miedos, es dubitativa y no está comprometida con alcanzar el éxito (solamente esta hipnotizada con la idea del éxito y sus consecuencias)

El tiempo:

El tiempo del éxito es todos los días y como me gustan las comparaciones tengo que decir que al igual que la tortuga, cada paso se valora, sin embargo los emprendedores de la internet no somos tortugas, no deberíamos serlo. Tengo que admitir, sin sentir verguenza, que a mi también me tomo mucho tiempo el darme cuenta que estaba en el grupo de personas equivocadas que me dejaba guiar por mis miedos y mis dudas, los que obstruían mi (EL) verdadero destino emprendedor.

Cuando tras prueba y error pude recorrer el largo camino del darme cuenta (me gusta llamarlo así, a ese momento, a ese planteo crítico que me posibilitó abrir mi perspectiva personal de negocios) logré llegar a una conclusión inevitable:

Ya no puedo depender de migajas, no quiero seguir perdiendo tiempo trabajando
para otros, quiero alcanzar mi propio éxito.

Sin darme cuenta esta primer declaración fue de por sí decisiva para
terminar con el viejo yo emprendedor y darle paso a mi nuevo ser
exitoso. Desde que me planteé tal cosa, mis miedos fueron infundados porque me atreví a capacitarme para llegar más rápido y dejé atrás al miedoso que recibía comodamente migajas que no eran iguales al tiempo con relación a las ganancias que recibía.
El primer paso fue ése.
Luego comencé a caminar por la senda del éxito, que nunca es segura pero que hoy más que ayer, sé que no debo dejar de transitarla.
(Si hubiera sabido cuando comencé con esto, que el éxito es una cuestión de decisiones personales más fuertes que todos mis miedos, el tiempo sería doblemente disfrutable)

1 comentario:

  1. El blog ha sido actualizado, disculpas por los comentarios borrados.

    ResponderEliminar

Comente con moderacion. Por Favor No Haga Spam. Si va a publicar un enlace elija la opcion "nombre/url". No publique datos personales que puedan comprometer su seguridad. Los comentarios que no cumplan con estas directrices serán moderados. Gracias.

Descubramos nuevos libros, nuevas ideas y pequeños universos, si quieres sólo...

Ingresa tu email:

Lo más leído...